5.5.08

Aún me apetece...

Te mandaba besos desde el borde del camino de baldosas amarillas, y tú me contestabas con largas cartas, atadas a la pata de una pobre paloma mensajera, recomendándome que comprara una brújula. Wendy andaba perdida aquellos días.
Me contabas que adorabas perseguirme, y yo adoraba que lo hicieras. Todos estábamos perdidos en aquellos tiempos.
Después amanecía, taaan temprano, y todo el mundo se disfrazaba de diario y salía a la calle a hacer vida normal…

Algunas veces nos cruzamos por la calle y nos miramos durante unos segundos… como cuando alguien te suena y no sabes de qué… nos conocíamos de los sueños, del tiempo que no existe, de las noches brillantes con pocas ganas de dormir solos, de las vacaciones que nos tomábamos de las obligaciones diarias… de nuestras otras vidas.


Hoy ha pasado mucho tiempo. En cambio, todo sigue igual.

6 comentarios:

memoria dijo...

Leí una vez un cuento, "ojos de perro azul", creo que se llamaba, de dos personas que se soñaban y cuando se encontraban en la realidad creían recordarse... creo que era algo así. A ver si lo encuentro y te lo envio.

Noria dijo...

los sueños también forman parte de la realidad, lo que se anda en sueños es parte del camino... (lo dijo un poeta, no recuerdo cuál...)

sueña siempre

GAN dijo...

Perdona que te tenga tan abandonada, entre que mi ordenador se apaga y que ha sido mi semana de sólo corregir, no he podido decirte lo mucho que me gusta tu post. El segundo párrafo es digno del maestro. Muchos besos

luis dijo...

migae, porque me has borrado del mesenger? anda, añademe otra vez. soy luis consumido.

beso

pia dijo...

A veces es mejor soñarse:

http://www.qualid.es/embeds/v_embed.swf?id=27

S. Dedalus dijo...

Hay momentos del pasado que deberían poder congelarse para revivirlos una y otra vez, sin miedo a perderlos.