28.3.03

Llega de nuevo abril. El mes en el que una vez sentí tanto frío. Ha llegado abril, una vez más. Ahora se que ese frío va ha estar siempre ahí. Es el frío de un alma que busca. De un corazón abandonado. De dar todo sin esperar recibir nada a cambio. El frío de caminar cuesta abajo, aunque sea verano. De una canción que nos hace recordar. De las cosas que nos quedan por hacer y ya nunca se harán. El frío de un teléfono que comunica o de una carta dentro de su sobre que no encuentra la dirección. El frío de una copa a solas, sóla, en un bar, de noche, con demasiado frío para ser abril.