9.5.03

Voy en avión, sufro lo que podriamos llamar un cambio de perspectivas. Hay muchas nubes, muchísimas. Casi parece todo un mar blanco de algodones. Es precioso. Y sirve para darme cuenta de algo. Por muy gris que esté el dia, por muchas nubes, por mucha agua que caiga, arriba (justo encima de la capa suave de nubes blancas) siempre brilla el sol. No podemos verlo, pero brilla el sol.

No hay comentarios: